EN BUSCA DE LA RESTRICCIÓN EXTREMA

Con la suspensión de la exportación de carne el gobierno contradice uno de sus objetivos principales: el incremento de las exportaciones.
Confiado en los precios internacionales de los commodities agrícolas, parece haber perdido el temor a la “restricción externa”.
Sin embargo, el intervencionismo en un sector que estaba creciendo en producción y exportaciones es un error que se pagará caro en los próximos años.